martes, enero 31, 2006

Suuuurrrrrrr, Paredón y después...

Bueno, me voy para el Sur. Sí, sí, mi destino me lleva nuevamente a emprender un viaje por las zonas bajas de este país, junto a Fran, Juanfra, y la nueva adquisición del Sur Team: Juani. La verdad es que estoy más que entusiasmado, porque el año pasado la experiencia fue soberbia.
En fin, parto este viernes 3, y estaré de regreso el domingo 19. Recorreremos Esquel, el Parque Nacional Los Alerces, El Bolsón, Bariloche y Villa La Angostura, aunque viajes como este pueden cambiar su rumbo sin previo aviso, lo cual lo vuelve mucho más interesante. No hay duda de que no hay lugar como el Sur de este país, aunque todavía me queda conocer el Norte (me espera el año que viene).
A los que se quedan acá, los voy a extrañar (¡¡¡muéranse de envidia, malditos citadinos!!!), y nos vemos de regreso.

Cómics: Identity Crisis

Durante el 2005, los viejos lectores de cómics pudimos enterarnos de una gran noticia: La empresa Sticker Design (SD), dedicada en la Argentina a los álbumes de figuritas, comenzaría a publicar cómics de la compañía DC Cómics (Superman, Batman, etc.) en una edición nacional (algo que hacía mucho tiempo no se veía por estos pagos).
Ahora, si bien yo había tenido mis épocas comiqueras, no me daba el presupuesto para seguir una serie. Cada número cuesta $5 o $6, que parece poco, pero si sumamos todos los que constituyen una serie... En fin, quiso el destino que Sole, mi (ahora mucho más) queridísima cuñada, me regalara para Navidad varios números de las distintas colecciones, que había conseguido en un evento en el cual trabajó. Así que me devoré todos los números, y fue más que emocionante.

A lo que quiero ir, principalmente, es a la historia que más me impactó, y que aconsejo cualquier fanático de los cómics de superhéroes debería leer: Identity Crisis. Se trata de una miniserie de 7 números, escrita por Brad Meltzer (especialista en novelas de misterio), dibujada por Rags Morales, y con el entintado a cargo de Michael Blair. Esta miniserie se enfoca en muchos superhéroes del Universo DC, especialmente en los miembros de la Liga de la Justicia (para los que no saben... ¿se acuerdan de “Los SuperAmigos”? Bueno... parecido).

El punto de despegue de la historia es el asesinato de la mujer de uno de estos héroes, con lo cual los 7 episodios rondarán sobre quién es el asesino, y la complicada relación de cada héroe con sus familiares y el miedo a perderlos. De paso, algunos de los integrantes de la Liga se verán obligados a revelar un terrible secreto que habían mantenido oculto al resto, y que tendrá graves consecuencias sobre el supergrupo en su conjunto. Puedo garantizarles algo: ¡El final es increíble!
En fin, una recomendación de lectura que puede no resultar barata (Cada número cuesta $6) pero seguro no tiene desperdicio. Si nunca leíste cómics y sos medio prejuicioso, es tu oportunidad de acercarte al género con una historia adulta, inteligente y con unos dibujos que te caes de culo.

lunes, enero 09, 2006

Murió Pat Morita

Sí, sigo con las notas sobre grosos que se mueren, una especie de bajón pero que en definitiva nos trae grandes recuerdos. Sí, se fue Pat Morita (¿quién?). Un viejito simpático, pero que te rompía le jeta si lo hacías enojar. ¿Todavía no lo tenés? Te tiro una frase: “Encerar, pulir, encerar, pulir”... ¡No idiota! ¡No es Cenicienta!

Pat Morita interpretó al Señor Miyagi en la famosísima serie de pelis Karate Kid, dejándonos más de una sonrisa, y algún que otro valor. Su muerte me puso bastante mal, ya que esta película tiene un peso muy importante en mi generación, todos recordamos muchas escenas (“La Grulla”, “El agarre de nariz”, “Encerar, pulir”) y frases memorables (“Está bien perder la pelea, pero no con el miedo”). Lo que muchos no saben es que Pat Morita fue nominado al Oscar por este papel, aunque no ganó porque los de la Academia no tienen sentimientos.
Desde mi lugar, y el de todos aquellos que disfrutaron de tu personaje, de los cuales conozco a muchos, te digo Chau (Sensei).

Regresar

Si esta fuera una revista, digamos, la Rolling Stone, con una cantidad base de lectores bastante abundante, este sería un Gran Regreso. La tele gritaría: “Etcéterax se publica de nuevo” o “Mati vuelve a escribir en su blog. Feriado nacional”. Pero sé que no es así. Hace mucho que no escribo acá, y me sobran razones, aunque siempre me parecen excusas. Me gusta escribir, y como soy un zopenco, no lo hago tan seguido. Y esta página sufrió de mi zoncera (siguiendo el curso de las palabras que empiezan con “z”). Pido perdón a quienes siguieron entrando a mi blog, esperando algo nuevo, y no encontraron nada. Si les sirve de algo, me hicieron sentir bien.
Bueno, acá estoy de vuelta. Esto no es la Rolling Stone, con lo cual sé que no hay gente agolpándose por leerme, pero es un regreso para mí. Y me basta. Aunque un poco de apoyo no me vendría nada mal, así que escríbanme con exagerados elogios.
Los quiere.
Mati.